LIMA, 20 DE SETIEMBRE DE 2021 Cal, un aliado para el tratamiento de aguas ácidas

En Rumbo a PERUMIN, la empresa Calidra Perú expuso los beneficios de la cal en el tratamiento de aguas a fin de combatir la presencia de desechos ácidos y metales pesados.

Juan Cornejo, asesor técnico comercial de Calidra Perú, declaró que en las minas de tajo abierto y subterráneas siempre hay presentación de drenajes ácidos, los cuales se forman por tres reacciones químicas: la oxidación de la pirita, la acción bacteriana y la generación ácida. Este tipo de drenajes, subrayó, se combaten con la aplicación de la cal. 
“Estas aguas ácidas se tratan mediante diversas soluciones, como, por ejemplo, el tratamiento con alcálisis, que consiste en el aumento del pH para promover la precipitación de los metales. Este tipo de tratamiento utiliza una amplia gama de productos como la soda cáustica y el hidróxido de calcio. El insumo de mayor utilización es el hidróxido de calcio, debido a su bajo costo, alta disponibilidad y a sus propiedades de coagulante/floculante”, precisó.

Añadió que en el tratamiento de aguas es importante controlar el potencial eléctrico. Por esta razón, recordó que, muy aparte de elevar el pH, la cal también tiende a reducir levemente el potencial eléctrico. Asimismo, remarcó que la cantidad de cal a utilizar para el tratamiento de aguas ácidas dependerá de la cantidad de iones o carga metálica que contenga el líquido. “A más cantidad de iones, se deberá utilizar más cal”, sintetizó.

Proceso de tratamiento

En relación con el proceso de tratamiento de aguas ácidas, el representante de Calidra Perú sostuvo que es importante controlar el nivel de azufre y la temperatura del agua, así como la reactividad y granulometría de la cal, a fin de mezclar ambos componentes y obtener la lechada correspondiente, la cual se verterá luego en el drenaje ácido.

“En el caso del drenaje, debemos verificar el caudal, el contenido metálico y que se cumpla con un pH menor a 6. El rendimiento se realizará a través de una prueba en laboratorio. Es aquí donde se unirán la lechada de cal y el drenaje ácido”, especificó.
Añadió que, al cabo de un tiempo y por las reacciones de la mezcla, se obtendrá como resultado una sustancia coloidal que requerirá de agentes coagulantes y floculantes para la posterior separación de las fases de sólido y líquido (lodo y agua).

Recomendaciones

En otro momento, Juan Cornejo, asesor técnico comercial de Calidra Perú subrayó que el tratamiento efectivo de las aguas dependerá de la elección correcta de la cal. En tal sentido, recomendó que este producto debe cumplir con una disponibilidad de óxido de calcio (CaO) mayor a 80%, una reactividad mayor a 15°C, y que las pérdidas por calcinación (PPC) de crudos deben estar en un rango de 1% a 3%. 

De igual manera, sugirió revisar la calidad de la materia prima que se utiliza para la elaboración de la cal. Este insumo, según Jorge Cornejo, debe cumplir con un carbonato de calcio (CaCO3) superior a 92%.

Finalmente, indicó que la lechada de cal de alta calidad se identifica por su baja solubilidad de agua, presentación de partículas pequeñas en suspensión y una distribución homogénea. En tanto que uno similar de baja calidad contiene partículas grandes (grumos) y sedimentaciones.

Boletín PERUMIN 35

Ingresa tu email

Gracias por regístrate. En breve recibirás nuestros boletines.