ES EN

Lima, 18 DE JULIO DE 2022 Fernando Castillo: “La minería ha permitido que no se vean más críticas las falencias que la crisis económica está generando”

Conversamos con Fernando Castillo, consultor en Gestión Social y miembro del Comité Organizador de PERUMIN 35, quien nos compartió sus expectativas sobre PERUMIN 35, que se realizará del 26 al 30 de setiembre en Arequipa, y su análisis sobre la conflictividad social que ha generado la paralización de importantes operaciones este 2022.

¿Cuál es la importancia de la convención minera PERUMIN para el país?

PERUMIN no solo se ha convertido en el punto de encuentro de la minería mundial, sino que es clave para impulsar las inversiones mineras en el país. Actualmente es el principal evento minero de Latinoamérica y uno de los 4 eventos más importantes del mundo. Este está constituido por una Comisión Organizadora, de la cual me honra ser parte.

¿Qué función tiene esta comisión organizadora?

Nuestra función principalmente es ver los lineamientos generales, el planeamiento, y las especificidades que buscan alcanzar no solo el éxito, sino cada vez mayores y mejores estándares de organización, posicionamiento de ideas, y participación de entes nacionales e internacionales. En esa línea, hicimos recientemente el lanzamiento oficial del evento, el cual tenemos muy avanzado, incluso superando algunos hitos de eventos anteriores.

Pasando a un tema que domina, la gestión social, ¿cómo analiza el manejo de los conflictos a nivel país?

Estamos viviendo un momento bastante complejo. Hay un contexto nacional muy duro para la minería, la actividad extractiva y el empresariado en general. Hace pocos días, la consultora Apoyo publicó un resultado de la expectativa de mejora que tenía el sector empresarial y el país en general y solo el 3% del país piensa que estamos mejorando.

Es muy grave y esto se debe a un contexto de fragilidad política del sector público, una inestabilidad constante en lo que significan los elementos de decisión, lo cual tiene que ver con la coordinación interministerial, los aspectos de coordinación que debería tener la Presidencia del Consejo de Ministros con el Ministerio de Energía y Minas, además de que existe un elevado empoderamiento de las comunidades.

¿A qué se refiere con un elevado empoderamiento de las comunidades?

A partir del resultado electoral del año anterior, las comunidades sienten que se encuentran gobernando, por así decirse, y ellos lo dicen en cada lugar. También, hay una mayor presencia de cuadros dirigenciales que han monetizado la protesta. Fíjate, en este año 2022, no hay un solo conflicto que se haya generado por temas medioambientales, todos están basados en renegociación de tierras, en mayores beneficios, mayor entrega por importes de acuerdos anteriores. Es muy delicado porque hoy son las comunidades las que están rompiendo los acuerdos.

¿Qué repercusiones generan los constantes conflictos en la imagen que perciben los inversionistas?

Tenemos un Estado bastante frágil, bastante débil, que en situaciones, por ejemplo, como Cuajone estuvo 55 días bloqueado; Las Bambas, 60 días. Es increíble ver que Las Bambas esté atravesando una condición en la cual el tiempo bloqueado bordea el 25% del tiempo transcurrido. Entonces, si uno tiene esa cifra, estamos ante un proceso en el que 3 de cada 12 meses se encuentra la operación bloqueada y eso hace que cualquier tipo de inversión sea inviable. Ese es un gran problema que estamos teniendo, en general, en diversos proyectos que han sido bloqueados en su producción.

Hace algunosaños se hablaba de implementar un sistema de gestión de conflictos sociales, pero quedó en palabras. ¿Qué soluciones podría plantear para el tema de conflictos sociales?

Lo primero que tenemos que hacer es ordenar al Estado. No puede ser que el área de Gestión Social de Energía y Minas en 42 meses haya tenido 17 directores, estamos hablando de poco más de 2 meses por cada director. Es imposible que en 3 meses alguien haga algo. Esa es una debilidad; primero, la falta de capacidad de saber escoger y, segundo, en quién ha sido escogido y no tiene las competencias.

Un segundo elemento es que el nivel de rotación de los ministros está elevadísimo, no puede ser que en esta gestión hayamos tenido 6 ministros de Energía y Minas en 1 año. Es difícil que se mantenga políticas coherentes en ese tiempo.

Es un gobierno que no vino de una estructura partidaria sólida.

Un elemento adicional es que se necesita dar confianza y seguridad al inversionista. Si un país tiene inseguridad, los bloqueos no son atendidos, el estado de derecho no es respetado, se consiente y se permite que haya impunidad frente a delitos de esa naturaleza, es bien difícil que alguien invierta.

Teniendo en cuenta que en el mundo, solo en cobre, el Perú tiene 17 proyectos por desarrollar, hay medio centenar en el resto del continente y un promedio de 120-130 diseminados en todo el mundo. La pregunta es sencilla, por qué un inversionista debería venir aquí y no irse al Ecuador o a otro país que le brinda mejores condiciones. Entonces, hay mucho de eso que hay que corregir.

Vemos que Ecuador incluso ha sido posicionado delante del Perú en el último ranking del Índice Fraser.

En el último PDAC, la estrella ha sido Ecuador. Si bien nosotros hemos tenido una delegación muy nutrida, un enorme esfuerzo del sector empresarial por sacar adelante al Perú, pero hoy Ecuador es la estrella.

¿Cómo empezó ese avance en el posicionamiento de Ecuador?

Dando seguridad a sus inversionistas, minimizando la conflictividad, teniendo en cuenta que el inversionista requiere condiciones, no facilidades, sino condiciones para desarrollar una inversión. Se trata de tener un país estable, como nosotros lo tuvimos por 20 años y hemos tenido US$ 70 mil millones de inversión en 20-25 años. ¿Hoy hay inversión fresca? No hay ningún proyecto nuevo. El último fue Quellaveco, Mina Justa y la Ampliación de Toromocho, que venían de mucho más atrás. Nuevos proyectos que hayan surgido este año no tenemos. Esperemos que en adelante esto mejore, hay que poner todos el hombro para ayudar.

¿Qué opina del primer año de gobierno del presidente Castillo?

Creo que en general bastante mal para la economía peruana. Por suerte, el Perú ha tenido un alza de los precios del cobre, digamos que ha sido una situación con la que hemos tenido una mayor ventaja del cobre. El año pasado inicio con US$ 4,500 la tonelada y cerró en US$ 9,800, eso generó S/ 14 mil millones de tributación, el triple de lo que históricamente teníamos.

Entonces, la minería ha permitido que no se vean más críticas las falencias que la crisis económica está generando en nuestro país. Los agroexportadores ya dejaron de comprar tierras en Perú, estuvieron comprando en otros países; la textilería está pidiendo que se vea cómo se protegen contra el dumping; no hay producción de petróleo suficiente en el país, producimos 40 mil y necesitamos 200 mil barriles diarios. Eso hace que se complejice cada día más la economía de nuestro país.

En el caso de Las Bambas todavía no se avizora una solución definitiva. ¿cómo analiza este conflicto social?

Mucho más complejo porque en situaciones como esta, en donde se ha podido mostrar que, por ejemplo, comunidades como Huancuire, cuyos terrenos han sido vendidos 2 veces, pretenden que la compañía reconozca una tercera venta. Hace poco un embajador chino declaró que Las Bambas ya había monetizado S/ 1500 millones en transferencia de tierras y que no iba a ejecutar un sol más. Nosotros lejos de estar atrayendo inversión, estamos espantando con esa actitud.

Las Bambas es una de las empresas que tiene el mayor volumen de inversión social en el Perú. Durante los 10 años que está presente acá, ha tenido un reasentamiento ejemplar en el mundo, uno de los pocos que ha tenido una entrega de viviendas nuevas, ha monetizado entre 600 y 800 mil soles a cada comunero, el tema de las compras locales es uno de los más altos del país; entonces, ya no es que los estándares no se estén cumpliendo, sino el hecho es que la compañía está siendo extorsionada, prácticamente, por un grupo de dirigentes que están buscando un mayor beneficio personal.

Eso, lamentablemente, el Estado no lo conoce de cerca, porque ha perdido también fuentes de información en la zona. Yo saludo que la ministra de Energía y Minas esté corrigiendo parte de ello con un nuevo equipo. Veo que en la Presidencia del Consejo de Ministros hay intención del premier de corregir también ello con los cambios que ha efectuado últimamente. Esperamos ver los resultados pronto.

Para finalizar, ¿qué le parece la reciente reunión entre el sector privado y la ministra de Energía y Minas?

Creo que es la primera que se da en este gobierno y lo valioso es que se están abriendo las puertas, se están tendiendo los puentes. Alexandra Herrera es una mujer que proviene del sector minero y ambiental, por lo tanto, tiene los dos ángulos para poder saberlo manejar.

Boletín PERUMIN 35

Ingresa tu email

Gracias por regístrate. En breve recibirás nuestros boletines.

Has ingresado desde otro dispositivo

Cierra la otra sesiòn para poder continuar