ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

92 | Rumbo a PERUMIN nos preocupamos por sostener la competitividad y la sostenibilidad con rentabilidad social, lograremos aprovechar esta gran oportunidad que se materializará en mayor producción, más ingresos para el Estado, y en la posibilidad de contribuir directamente a reducir la pobreza. Pero para que todo ello se concrete, hace falta un último elemento: mejorar la gestión de los recursos que se van generando. Si analizamos la cantidad de recursos que se han distribuido por canon minero a las zonas de influencia en los últimos 10 años, encontraremos que se ha ejecutado el 60%. Es decir, un 40% de esos recursos no ha llegado a las poblaciones más necesitadas, de modo que requerimos trabajar en ese eje también. No hace falta crear más impuestos, pero sí hay que distribuir más efectivamente los recursos generados. Veo con optimismo el futuro, en la medida en que todos estos factores confluyan consistentemente para empujar al sector minero peruano y a las inversiones que tenemos por delante. Eso es lo que ha ocurrido en los últimos 10 años, en los que nuestra minería ha generado inversiones por US$ 60 mil millones y posicionado al Perú como segundo productor mundial de cobre. El tema de la infraestructura ciertamente es fundamental para seguir desarrollando nuestra industria. Como saben, acabamos de terminar la inversión minera de capitales peruanos más grande de la historia del país: Mina Justa, en Marcona. En ese sentido, considero fundamental el anuncio respecto del proyecto del ferrocarril Marcona-Andahuaylas-Las Bambas, no solamente porque es un gran ejemplo de cómo se puede acercar lo que es la producción de yacimientos que hoy día están operando, sino porque, al mismo tiempo, se pondrán en valor otras iniciativas de hierro, cobre y hasta oro, que están esperando esa infraestructura para ser viables. Adicionalmente, si la obra se hace con inversiones privadas, no será preciso usar recursos del Estado, que podrán entonces destinarse a la solución de otras necesidades de la población. El modelo de desarrollo en asociaciones público-privadas, o a través de privados y concesiones, puede ser muy potente.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2