ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 91 millones y 44 proyectos mapeados que podemos presentar para ganar la competencia con otros países mineros. La pregunta es: ¿qué hace falta para que lo hagamos? Tenemos las condiciones, los recursos geológicos, un talento extraordinario, pero todo eso no alcanza, si no trabajamos la competitividad. Los capitales no tienen fronteras y van adonde se den las mejores condiciones, por tanto, necesitamos enfocarnos en ser más competitivos que Chile, Canadá o Australia. Y eso pasa necesariamente por asegurar la institucionalidad. Ello significa garantizar el Estado de derecho, que haya reglas de juego y condiciones estables y claras que no cambien en el tiempo. Nuestros proyectos mineros requieren de altísimas inversiones en capital con periodos de recuperación relativamente largos. Necesitamos, en consecuencia, un marco estable, que fomente las inversiones. De otro lado, hay que asegurar para nuestro país una minería cada día más sostenible, que siga los lineamientos globales de las últimas décadas. Afortunadamente, la mejora del manejo ambiental, la relación con las comunidades y el impacto de las actividades mineras en el desarrollo —esto es, los tres ejes principales de la rentabilidad social— son los temas en los que hoy está trabajando la minería peruana, moderna y formal. Si

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2