ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

72 | Rumbo a PERUMIN yar la gestión de cada proyecto —tal como lo estamos haciendo a la fecha— y a tratar de reducir la conflictividad social informando adecuadamente a la gente, para lo cual ya estamos trabajando con los gobiernos, las organizaciones y empresas de cada región. Obviamente tenemos también proyectos especiales, orientados a promover infraestructura que genere rentabilidad económica y social. Uno de ellos es el tren que parte de Marcona y llega a Andahuaylas, con un ramal hasta la zona de explotación de Las Bambas. Este tren facilitaría la actividad de los proyectos ya existentes, generaría una menor huella de carbono y posibilitaría un mejor crecimiento urbano en toda la zona; más aún, daría viabilidad a algunos proyectos que, de no existir esa vía, no podrían seguir adelante. A nivel institucional, la primera línea de trabajo será reducir lo que son los trámites y procesos. Vamos a instalar una ventanilla única”. En ese sentido, vamos a hacer todo lo posible para que esto se convierta en una política de Estado, y ya tenemos varios interesados en la ejecución del proyecto. Por ahora estamos estudiando la idea de negocio: quiénes serían los propietarios y quiénes, los gestores del tren. A nosotros nos interesa que el Estado sea propietario, pero no gestor. Un privado podría hacerlo muy bien, y darnos las utilidades correspondientes para hacer proyectos de desarrollo en otras áreas.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2