ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

58 | Rumbo a PERUMIN pacio para la mejora, pero todo esto representa un gran paso hacia delante. Esas tendencias pueden continuar, si trabajamos juntos para hacer avanzar a Las Bambas. En el futuro nuestro plan es seguir mejorando la eficiencia de nuestras operaciones y mantener a Las Bambas como un activo de clase mundial. Las prioridades para lo que resta del 2021 son: trabajar con el nuevo Gobierno en el desarrollo del programa Chalcobamba, que va a llevar a mayor contribución a la región de Apurímac, y discutir potenciales cambios al marco tributario. Asimismo, garantizar que nuestra fuerza laboral y las comunidades circundantes logren lidiar con el COVID-19 de la manera más segura posible. Las Bambas cuenta con mucho potencial de desarrollo, pues solamente hemos explorado el 10% de nuestras concesiones mineras y necesitamos crecer para mantener la producción al nivel de 300 a 400 mil toneladas. A mediano plazo, planeamos invertir US$ 2 000 millones en proyectos de capital, lo cual va a generar más puestos de trabajo, mayor participación de la comunidad, así como regalías e impuestos que fluirán de vuelta a las economías locales y nacionales. Si bien hasta hoy el impacto económico y social de Las Bambas en Apurímac —y en Cotabambas, en particular— ha sido espectacular y ha incluido mejoras significativas y muy reales; estamos convencidos de que la rentabilidad social puede continuar e incluso acelerarse. Para ello, necesitamos trabajar de la mano con las comunidades, los gobiernos regionales y el nacional, con el fin de reducir retrasos administrativos y abrir una vía efectiva hacia el desarrollo. Necesitamos trabajar de la mano con las comunidades, los gobiernos regionales y el nacional, con el fin de abrir una vía efectiva hacia el desarrollo”.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2