ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

40 | Rumbo a PERUMIN En tal sentido, la Defensoría del Pueblo está evaluando crear una unidad que permita perfeccionar los procesos de diálogo, mediante un seguimiento al cumplimiento de acuerdos. Muchas veces los acuerdos alcanzados no se pueden implementar porque están mal diseñados, redactados de manera ambigua; o bien no establecen plazos y/o exceden el marco legal permitido. Si contáramos con una unidad de seguimiento desde la Defensoría del Pueblo —institución especializada en estos temas— podrían evitarse y gestionarse eficientemente muchos conflictos. Sería importante también que los proyectos mineros crearan un conjunto de indicadores, no solo para medir el crecimiento minero, sino también el avance en derechos humanos vinculados a salud, educación y otros aspectos, en sus respectivas zonas de operación y en toda la región. Necesitamos minería con igualdad de derechos y con respeto al medio ambiente, pero también con indicadores que nos permitan observar anualmente la relación entre desarrollo minero y de los derechos fundamentales.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2