ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 39 individuo ni comunidad que logre desarrollarse en una sociedad o país que no acompaña su desarrollo. Capitalicemos nuestros errores y aprendamos de ellos para avanzar y no repetirlos. De este modo evitaremos el populismo, que solo busca estacionarnos en el corto plazo y nos impide mirar hacia adelante. Hay que desmontar muchos mitos, esas peligrosas narrativas que prometen conducirnos hacia paraísos, pero que al final solo llevan a las grandes mayorías a vivir un infierno. Es populismo, por ejemplo, decir que el derecho a la salud no está en la Constitución —sí está en la Constitución— para luego usar el tema como pretexto para denostar de la Constitución. Es populismo decir que a los peruanos no nos interesan las libertades económicas, cuando casi un 70% manifiesta vocación de emprendedores y crea sus propios trabajos. Es un mito, asimismo, decir que la gente está en contra de la minería. Recientemente en Perú —donde existen cerca de 1000 unidades mineras activas—, la Defensoría del Pueblo reportó 82 conflictos relacionados con este sector, pero cabe señalar que solo un 12% de estos —es decir, 10 casos— se definen por oposición a la actividad. La mayoría de conflictos mineros en el país son, en esencia, conflictos de relacionamiento, motivados porque las partes no se ponen de acuerdo respecto de la forma en que deben relacionarse. Pero cierto es que un único conflicto puede afectar y dañar gravemente a toda una provincia o región, así como afectar transversalmente muchos derechos, razón por lo cual debemos atajarlos a tiempo. Hay que desmontar muchos mitos, esas peligrosas narrativas que prometen conducirnos hacia paraísos, pero que al final solo llevan a las grandes mayorías a vivir un infierno”.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2