ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 33 ya no esté, la población sabrá que se ha visto beneficiada como producto de una relación que generó encadenamientos positivos. Todo esto, por supuesto, no puede hacerse con un criterio subsidiario. El antiguo concepto de responsabilidad social suponía que la empresa estaba al centro y tenía que solucionar los problemas de todo el mundo. Hoy, la conclusión es que no solo tiene que haber responsabilidad social empresarial, tiene que existir una responsabilidad social compartida, donde la compañía es solo parte del desarrollo sostenible de la región. La empresa actúa como articulador, pero todos tenemos una responsabilidad que asumir con el objetivo común de desarrollo sostenible. No podemos pretender que solo un estamento de la sociedad lo asuma. En el marco de un consenso a favor del desarrollo sostenible, las empresas debemos invertir en forma eficiente y responsable, tanto en lo económico como en salud, en lo social y en lo ambiental, con una visión sostenible de responsabilidad social compartida. El Estado, por supuesto, no puede estar ausente, pues a todo nivel —local, regional y naLa empresa tiene la obligación de capacitar, las comunidades tienen también la obligación y el derecho de prepararse: en esa tarea estamos juntos”. naventura tomamos el ejemplo y pasamos a aplicarlo en las regiones donde operamos. En esos corredores económicos, como los llama el USAID, nos integramos con un enfoque de mercado, fortaleciendo las capacidades de las comunidades, articulando comercialmente a compradores y vendedores, y financiando lo que se puede en forma complementaria. Con esta visión, hemos obtenido resultados estupendos: hoy hay madres que tienen talleres de tejidos de alpaca, piscigranjas con truchas, y muchas cosechas mejoradas en las diferentes regiones donde operamos. Cuando la mina

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2