ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

22 | Rumbo a PERUMIN ralidad del otro. Es absolutamente importante superar nuestros sesgos cognoscitivos. Me alegra observar cuán alineadas están las empresas mineras con los consensos que se están mencionando respecto a los objetivos de desarrollo del milenio. La actividad minera contemporánea ha incorporado, a la par que desarrollos técnicos impensables hace muy pocas décadas —entre ellos la transformación digital—, las exigencias novedosas que plantea el cuidado ambiental. Observo que el proceso de construcción de consensos involucra también a la ciencia y a la tecnología, las mismas que no solo implican a los expertos sino a las comunidades y a lo público. Los tres pilares de la sostenibilidad —progreso social, cuidado ambiental y desarrollo económico— tienen que ser comprendidos por los tres actores fundamentales de la construcción de consensos: el Estado —vale decir, los gobiernos en sus tres niveles—, la empresa y las comunidades. No podemos suponer que la construcción de consensos se va a llevar a cabo sin conflictos, pero sabemos que estos pueden manejarse con diálogo, concertación y mutuo reconocimiento. Una apuesta por los consensos es una manera de compartir una visión de futuro, que integra las perspectivas de las instituciones concernidas”.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2