ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

168 | Rumbo a PERUMIN No considero necesario crear nuevos impuestos, ni sustituir la regalía sobre utilidad operativa para retornar a una regalía sobre ventas”. sión es amplia y, por lo tanto, tendríamos que hacer públicas y armonizar las metodologías, para transparentar cuál es la carga tributaria real que está enfrentando el sector minero. Lo mismo ocurre con el pago de impuestos, si bien se ha avanzado mucho con la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (EITI), podemos trabajar un poco más en ello, no solo con todo el sector, sino también con cada una de las empresas mineras importantes. En cuanto a los recursos que no se están utilizando, hace 15 años la mayoría de personas pensaba que los estos revertían al Tesoro, pero no es así. He oído comentar también que los recursos están en el Banco de la Nación, tampoco es cierto. Lo real es que los montos del canon minero que no se utilizan, si bien están contabilizados en una cuenta única que está en el Banco Central de Reserva, siguen perteneciendo a los gobiernos locales o regionales que no los usan. Es importante avanzar en una medición única del porcentaje de recursos del canon no invertido, tanto como del que sí se está ejecutado. Además de transparentar en qué se está invirtiendo y, por supuesto, ver cómo se mejora la calidad del gasto. Pasando a otro aspecto: ¿cómo hacemos para que los recursos de la minería permitan contribuir a un crecimiento inclusivo de nuestro país? En ese tema, enfrentamos una solución que se asemeja a una mesa de cuatro patas. Lo primero es lograr que los beneficios de la minería lleguen a la población y, para eso, se necesita promover la inversión privada sin duda alguna, ya que las cifras muestran que si no hay mayor inversión, la producción empieza a caer.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2