ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 137 portantes en los planes de inversión y de producción; por lo que las distintas fases de los ciclos de precio —que, si bien pueden preverse, no ofrecen certidumbre de ocurrencia— determinan una serie de contingencias que son asumidas por el sector. La política tributaria que hoy se aplica a la industria minera peruana implica un government take de 49% de las utilidades en promedio, sin embargo, esta cifra es diferente si se toma en cuenta el metal, la etapa de operación y los costos de cada empresa. Tomar decisiones pensando en el promedio puede ser riesgoso, porque se puede estar afectando a una considerable proporción de empresas que podrían dejar de producir o ver disminuida la vida útil de su mina. La heterogeneidad debe ser tomada en cuenta, para no generar demasiadas distorsiones, ni la pérdida de competitividad del país como destino de la inversión minera. Hoy estamos atravesando una buena coyuntura de precios que, aparentemente, se va a mantener con menor intensidad en los cuatro años siguientes. El aporte en tributos y regalías se prevé en S/ 77 000 millones, esto es, US$ 14 000 millones en promedio al año. Dado que el aporte por canon va a estar en niveles históricamente altos, hay que tomar desde hoy las previsiones para que este dinero pueda ser utilizado en beneficio de la población. Finalmente, cuando hacemos el ejercicio de imponer hipotéticamente una regalía de 3% sobre las ventas, lo que obtenemos es que, en un año normal, 25% de las empresas tendrían pérdidas y verían afectada su permanencia en el sector; y el 50% de ellas obtendría rentabilidades inferiores al 10%, efecto que consideramos muy significativo. La política tributaria que hoy se aplica a la industria minera peruana implica un government take de 49% de las utilidades en promedio”.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2