ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 129 cómo se usan los recursos. Y potenciar la parte privada, que fundamentalmente da la base para una mayor interacción e impacto sobre la economía, que es lo que finalmente queremos. Al concentrarnos en los efectos de gasto, a través del uso de los recursos fiscales, se confirma el impacto de la actividad minera en la mejora de la calidad de vida y de los indicadores sociales, pero se observa también que esta distribución, por lo menos en los ejercicios que hemos estado realizando, muestra un espacio para seguir reduciendo las distorsiones que se presentan, incluso entre distritos que son vecinos, y esto es labor fundamental de la gestión del Estado. En segundo lugar —y esto es parte de una tarea pendiente que tenemos dentro del CPC—vemos que se puede tener ejecución, pero también es importante ver la calidad de esta. Tenemos interesantes resultados tempranos respecto de lo que significa que se involucre más el sector privado, como en el caso de las obras por impuesto. Habría que fomentar esa línea y trabajar en la parte de ejecución. Basta observar el caso de Áncash: si se hubiera utilizado ese 22% de recursos no ejecutados, fácilmente se pudiera haber cerrado la brecha de acceso a agua y desagüe; y con el 10 % de lo no ejecutado en el caso de Moquegua se pudieran haber alcanzado similares resultados. Este es otro aspecto que varios gobiernos han intentado empujar infructuosamente. Finalmente, quiero volver a subrayar que una política fiscal competitiva no solamente debe estar focalizada en la parte tributaria. A menudo escucho a expertos decir que aún tenemos espacio para seguir incrementando más impuestos a la actividad minera, sin tomar en consideración que en los otros ámbitos que generan competitividad para la inversión privada, como institucionalidad, eficiencia, infraestructura, logística y situación política, estamos muy rezagados. Por tanto, hay que mirar la foto completa e ir equilibrando todo ese conjunto de aspectos que se requieren para fomentar el desarrollo de la actividad minera con una política fiscal competitiva, y permitir así más crecimiento y más bienestar a la población.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2