ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

128 | Rumbo a PERUMIN Esto, evidentemente, interactúa con otro problema que es el de la ejecución, la cual se ha venido reduciendo respecto de años anteriores, lo que complica la forma en que cada una obtiene sus resultados. De hecho, Moquegua presenta mejor ejecución que Áncash y, aunque este factor está controlado dentro de nuestra metodología, de alguna manera puede cobrar relevancia en los resultados finales. En el estudio, comparamos los tres distritos con mayor canon, en el caso de cada una de estas dos regiones, con otros tres que tienen menor canon. En el caso de Moquegua, los que más canon per cápita reciben son Carumas, Cuchumbaya y Torata, y los que menos reciben son: Ilo, Pacocha y Algarroba. En Áncash hicimos la misma comparación. Y lo que observamos es que, en general, aquellas áreas geográficas cuyos distritos, pertenecientes a la misma región, tienen una distribución menos dispersa, tienden a tener similares reducciones o mejoras. Por ejemplo, en Moquegua la diferencia es mínima en cuanto a la reducción de brechas de agua potable; en el caso de Áncash se puede advertir que esa diferencia es muchísimo más amplia, casi 31.7 puntos porcentuales. En desagüe, la disparidad es un poco más compleja, lo que sugiere que se debe encontrar una mejor forma para permitir resultados menos distorsionados como consecuencia de la distribución del canon. En suma: lo primero que hay que tener en cuenta al pensar en una política fiscal es que esta va más allá de una estructura de tributos, y que hay que buscar la forma de lograr que derive, sobre todo, en una mejora de los indicadores sociales. Lo que se busca es mayor bienestar, no más recaudación per se. Debe pensarse en En los otros ámbitos que generan competitividad para la inversión privada, como institucionalidad, eficiencia, infraestructura, logística y situación política, estamos muy rezagados”.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2