ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 125 es decir, 250 000 empleos directos generados por la minería y aproximadamente ocho empleos adicionales por efectos indirectos en la economía. Su impacto sobre la actividad económica es fundamental: en promedio, desde mediados desde los noventa hasta ahora, estamos hablando de 1 punto porcentual del crecimiento promedio que se ha presentado durante toda década. En algunos quinquenios, dependiendo de la manera como se han ido desarrollando los proyectos mineros y de las propias características de nuestra dinámica económica, ha tenido incluso un mayor peso tanto por la vía directa como por la vía indirecta. En cuanto a la parte pública, el Gobierno espera un salto fundamental en lo que son ingresos tributarios a partir de este quinquenio. Se tiene proyectado pasar de un promedio de 0.9% del PBI en ingresos fiscales a 1.5. Se entiende que, detrás de ello, seguramente hay una voluntad de generar competitividad en el sector y una política fiscal competitiva, porque esto no se genera de forma espontánea. El salto esperado no solamente se puede basar en precios, se requiere que haya inversiones a partir de ahora y, por tanto, deberá crearse un buen contexto para ello. Pero lo cierto es que más allá de los recursos importantes que ya se venía recaudando, se espera contar con mucho más en el próximo quinquenio. Dicho esto, interesa analizar si las transferencias mineras —producto de la recaudación— están afectando positivamente en cuanto a la disminución de la pobreza. Se observa más o menos una tendencia que va en esa línea. En una próxima publicación del Consejo Privado de Competitividad El salto esperado no solamente se puede basar en precios, se requiere que haya inversiones a partir de ahora y, por tanto, deberá crearse un buen contexto para ello”.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2