ESPECIAL RUMBO A PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 1

2 | Rumbo a PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 3

4 | Rumbo a PERUMIN MINERÍA PERUANA EN ELMEDIANOY LARGOPLAZO 60 METS: oportunidades para la industria minera peruana – Keith Pitt 62 Rentabilidad social con enfoque territorial - Iván Merino 68 Minería como factor de crecimiento económico - Julio Velarde 74 Perspectivas mineras para la década post COVID-19 – Francisco Acuña 80 Competitividad y sostenibilidad con rentabilidad social - Juan Luis Krüger 90 Rentabilidad social y compromiso de las empresas – Julia Torreblanca 94 Minería: una industria de largo aliento y alto riesgo – Luis Rivera 98 Optimización del uso del canon y modernización de la gestión pública y empresarial – Baltazar Lantarón 102 BHP y la oportunidad de futuro en Perú – Rag Udd 112 POLÍTICA FISCAL COMPETITIVA 120 Política fiscal competitiva y mejora de los indicadores sociales – David Tuesta 122 Heterogeneidad, exposición al riesgo y tributación minera – Carlos Casas 130 Esquema tributario peruano y las oportunidades de reforma - James Otto 138 Ventajas competitivas y la demanda futura de metales – Patrick Barnes 150 Esquemas tributarios y competitividad – Michel Jorratt 158 La necesidad de una adecuada gestión de los recursos que genera la minería – Raúl Jacob 162 Más transparencia para impulsar la licencia social y la inversión - Luis Alberto Arias 166 Reforma tributaria y adecuado uso de los recursos – Carlos Oliva 170 Crear valor y mejorar vidas a través de una minería responsable y sostenible – Tom Palmer 174 Anglo American: socios en la búsqueda del desarrollo sostenible - Mark Cutifani 182 CONSENSOS PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE 10 Australia: país aliado de PERUMIN 35 – Diana Nelson 12 Presentación - Miguel Cardozo 6 La construcción de consensos en minería – Max Hernández 16 Minería, desarrollo sostenible y bienestar para más peruanos – Roque Benavides 24 Minería, derechos fundamentales y el mito populista – Walter Gutiérrez 36 El aporte de la academia para el desarrollo sostenible – Rohel - Sánchez 42 Respeto y confianza: bases de la sostenibilidad minera – Augusto Baertl 46 Chile: cambio de paradigmas y consenso – Andrés Barbé 50 Las Bambas, el desarrollo y futuro de Apurímac - Ross Carroll 54 Contenido

Rumbo a PERUMIN | 5 COMPETITIVIDADY SOSTENIBILIDAD 192 Competitividad y sostenibilidad en la industria minera australiana – Tania Constable 194 La minería canadiense y los estándares de sostenibilidad en la industria – David Clarry 202 Hacia la competitividad y sostenibilidad de la industria minera – Martin Walter 208 Claves de la sostenibilidad – Paola Bustamante 216 El desafío de la industria es desarrollar una visión compartida y espacios de diálogo – Ricardo Porto 222 Grupo México y desarrollo sustentable: el reto de crecer con las personas – Irma Potes 226 MINERÍAY DESARROLLO 290 Por una minería de progreso, Rumbo a PERUMIN – Cecilia Bákula 292 Minería y gobernanza como oportunidad para superar la crisis - Rohitesh Dhawan 298 El círculo virtuoso de la integración de la minería con otras industrias - Ricardo Márquez 306 El protagonismo de la industria minera - Luis Enrique Chávez 312 Necesidad de más ingresos para el fisco y tributación minera – Pedro Francke 316 El poder transformador de la minería – Claudia Cooper 324 Apostemos por una minería moderna y responsable – Víctor Gobitz 330 Homenaje Póstumo a Juana Rosa del Castillo 334 POLÍTICA MINERADE LARGOPLAZO 232 Alcances del plan de minerales y metales de Canadá – Melanie Campbell 234 Urge contar con un plan de largo plazo en minería – Carlos Anderson 244 Lineamientos para actualizar la política minera del Perú – Javier Aguilar 252 El potencial de la minería: contagiar de prosperidad a toda la economía - Luis Carranza 260 Minería y diversificación productiva como complemento – Piero Ghezzi 268 La necesidad de cerrar las brechas sociales en el país – Oswaldo Molina 272 Una sola visión: minería de todos y para todos – Mariela García de Fabbri 276 Canadá puede ser un socio en planeamiento estratégico – Tom McCulley 280 La gran oportunidad que constituye el cobre para el Perú - Richard Adkerson 284 Contenido

6 | Rumbo a PERUMIN Presentación Presidente de Rumbo a PERUMIN CARDOZO Miguel 6 | Rumbo a PER I

Rumbo a PERUMIN | 7 Del 20 al 24 de septiembre desarrollamos Rumbo a PERUMIN – Edición del Bicentenario, encuentro virtual que, desde su creación, se ha enfocado en tres pilares: la minería, el Perú y las personas. Quizá lo más importante que podemos extraer de todas las presentaciones y discusiones realizadas, es el consenso respecto de que la minería es una actividad imprescindible para el desarrollo del país y de los peruanos. Consolidemos pues al Perú como un país competitivo y sostenible y hagamos posible que la inversión minera continúe en este interesante contexto de precios altos de los minerales, que son cada vez más demandados como resultado del esfuerzo tecnológico por controlar el Presentación

8 | Rumbo a PERUMIN cambio climático, desarrollar energías limpias y generalizar el uso de vehículos eléctricos. En un esquema de corresponsabilidad, concretemos una política minera de largo plazo que comprometa a todas las partes involucradas a marchar hacía esa visión del Perú como un país minero competitivo, ejemplo de desarrollo sostenible e inclusivo, donde se fomente la prosperidad de todos los peruanos. En las exposiciones y discusiones se ha resaltado que la minería moderna y responsable es consciente del rol que juega en el desarrollo social y territorial de los lugares donde están sus operaciones. Cada empresa minera prioriza la generación de relaciones armoniosas con su entorno geográfico y social, con el fin de contribuir a los esfuerzos por alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible con los cuales todos estamos comprometidos. De igual manera, hemos concluido que la minería ya cuenta con un robusto sistema tributa-

Rumbo a PERUMIN | 9 rio que genera altos ingresos para el país y sus regiones, fondos que deben ser utilizados de manera organizada, eficiente y honesta, para que contribuyan a cerrar las brechas sociales y a crear prosperidad en las zonas de influencia. Expositores y analistas nacionales e internacionales han coincidido también en que para alcanzar el crecimiento económico y el desarrollo social se requiere de planeamiento y de una ejecución controlada, tanto como de desarrollo de capacidades y de diversificación productiva en las regiones. Este es un esfuerzo en el cual el sector privado, especialmente el minero, no puede ni debe estar solo, corresponde que esa labor sea asumida, de forma conjunta, con el compromiso y bajo el liderazgo del Gobierno nacional y las autoridades subnacionales. Finalmente, Rumbo a PERUMIN ha permitido mostrar que la minería peruana y las empresas mineras vienen trabajando desde hace décadas bajo una visión de desarrollo social, porque somos conscientes de cuán necesario es dejar a las poblaciones de nuestro entorno un legado que trascienda a la actividad minera. Agradezco la participación de todos los que contribuyeron al éxito alcanzado y publicamos en este volumen el íntegro de intervenciones como un aporte para cimentar la industria minera que el país necesita no solo para superar la actual crisis sino y, sobre todo, para erigirse como una nación desarrollada en beneficio de todos los peruanos.

10 | Rumbo a PERUMIN

Rumbo a PERUMIN | 11 CONSENSOS PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

12 | Rumbo a PERUMIN Embajadora de Australia en Perú NELSON Australia: país aliadode PERUMIN35 Diana 12 | Rumbo a PER I

Rumbo a PERUMIN | 13 Hemos recibido con mucha alegría el anuncio del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú respecto de nuestro nombramiento como país aliado de la conferencia minera PERUMIN que habrá de realizarse en 2022. Nos enorgullece altamente ser el primer país en ser escogido para ocupar esta categoría. Creemos que este anuncio es el reflejo del excelente nivel de nuestras relaciones de amistad y cooperación en materia económica y comercial, así como del mutuo entendimiento de la fortaleza de nuestras respectivas industrias mineras, tanto como de la necesidad de continuar trabajando colaborativamente y generando sinergias para el desarrollo del sector.

14 | Rumbo a PERUMIN En Australia, al igual que en Perú, existen abundantes reservas de recursos minerales, gracias a lo cual su minería no solo ha sido y es un importante motor del crecimiento económico, sino que ha contribuido al desarrollo y a la prosperidad de nuestras ciudades y pueblos. Un marco legal robusto, la colaboración entre la industria, el Gobierno y el sector académico, además de un ambiente propicio para la innovación, nos ha permitido alcanzar una industria minera sostenible, donde las empresas australianas han logrado desarrollar mejores prácticas, las mismas que hoy en día son utilizadas en todo el mundo. Por ejemplo, hemos podido desarrollar una serie de capacidades avanzadas en tratamiento de relaves, manejo de agua y medio ambiente, así como innovadores enfoques para las relaciones comunitarias. El sector METS australiano (siglas de Mining Equipment, Technology and Services), líder mundial, proporcionó soluciones que permitieron a las empresas mineras acelerar su transformación digital y adaptarse a nuevas formas de operar en un entorno pospanLas empresas australianas están comprometidas con Perú a largo plazo. PERUMIN nos permitirá asegurar una sólida presencia en la convención de 2022”.

Rumbo a PERUMIN | 15 démico. Este sector es un gran motor en cuanto a creación de empleos y un buen ejemplo de la innovación y tecnología made in Australia. Ahora, más que nunca, está tomando especial importancia el trabajo de las METS y de las empresas de innovación y servicios tecnológicos para redefinir los esquemas de trabajo posCOVID-19 y conseguir operaciones mineras más eficientes. Estas innovaciones australianas están llegando al Perú y generando una relación de mutuo beneficio, ya que las METS australianas contribuyen a la productividad y competitividad del sector minero peruano. En construir nuestro modelo exitoso de una minería sostenible, el diálogo y la construcción de confianza entre las empresas, las comunidades y el Gobierno ha sido clave. Existe un contexto que promueve la innovación y la transparencia, así como una distribución inclusiva y participativa de los beneficios de la minería. Estamos trabajando y queremos seguir haciéndolo con el Perú para compartir esta experiencia, experticia y soluciones innovadoras. Australia valora espacios como el que ofrece PERUMIN, ya que presenta una plataforma idónea que propicia el intercambio de experiencias para beneficio de la industria minera peruana, australiana y de otros países participantes, no solo a nivel de gobiernos, sino también de proveedores de servicios, de la academia y de la industria misma. Las empresas australianas están comprometidas con Perú a largo plazo. PERUMIN nos permitirá asegurar una sólida presencia de Australia en la convención de 2022, mediante la cual podremos presentar una extensa oferta de productos y servicios, así como conferencias magistrales, seminarios y oportunidades de cooperación. En Australia nos sentimos honrados de ser designados como el primer país aliado inaugural de este importante evento —el más grande a nivel de la región y considerado también uno de los más importantes a nivel global—, que permitirá crear conexiones en la industria minera internacional, explorar oportunidades y promover una minería más sostenible en beneficio de todos.

16 | Rumbo a PERUMIN Secretario Ejecutivo del Acuerdo Nacional HERNÁNDEZ La construcción de consensos enminería Max 16 | Rumbo a PER I

Rumbo a PERUMIN | 17 Sin duda, la búsqueda de consensos es un asunto de importancia para la prevención de conflictos en una actividad tan importante como lo es la minería, pero hay algo más en la noción misma de consenso respecto de lo cual es conveniente reflexionar en momentos como el presente. La idea de consenso evoca algo imprescindible para la gobernabilidad en democracia, evoca un consensus building, esto es, un proceso que pone el énfasis en la actividad misma y no solo en el resultado. Quizá podríamos imaginar dicho proceso como una representación teatral, con un escenario y un conjunto de actores, para la cual necesitamos construir un horario y un calendario, todo ello con relativa urgencia. Los actores —que

18 | Rumbo a PERUMIN representarán en un microcosmos el macrocosmos que está en juego— deben empezar por conocerse y escucharse entre sí. Pero siempre habrá dos tipos de representación: la ya instituida y la que cada quien lleva internamente de su peculiar universo cultural, de su propia manera de concebir la vida y el mundo. Tal vez sería mejor, entonces, imaginarnos que el consenso se ejecuta en un circo de tres pistas. En una de ellas, los actores están funcionando en términos de sus particulares relaciones institucionales, en este caso, Gobierno, empresa y comunidad local. En otro de los anillos, se movilizan las representaciones sociales de estos mismos sujetos, vale decir, qué representa el empresario, qué representa el Gobierno y qué representa la comunidad, y también cómo se llevan a cabo las correspondientes representaciones sociales. En el tercer anillo, los actores están procesando la información respecto de lo que está ocurriendo. Para construir un consenso necesitamos escuchar razones, y para aceptar razones necesitamos que los datos nos sean accesibles”.

Rumbo a PERUMIN | 19 Cabe considerar además un asunto de capital importancia: si queremos construir consensos, es preciso que la representación teatral o la función circense se lleve a cabo sin espectadores. Ello, por dos razones: porque los actores cuentan con la confianza de las instituciones que están representando y, por otro lado, porque así evitarán la tentación de confundirse con el público en mitad del proceso, truncándolo de esa manera. Confianza: condición indispensable La confianza es una condición sine qua non en este proceso. Incluso para explorar siquiera la posibilidad del consenso, se tiene que conocer al otro, encontrarse con el otro para construir confianza. Surge acá un obstáculo puesto que todo encuentro significa un “en contra” —recordemos que la palabra encuentro tiene en su raíz la expresión latina in contra—. El encontronazo es inevitable, sobre todo cuando se pertenece a universos culturales diversos. Lo primero que haremos, en consecuencia, es evitar ponernos en contra; y para ello debemos disponernos a escuchar al otro y a tratar de entender sus razones y tal vez, también, sus sinrazones. Pero sucede que la confianza hoy se encuentra severamente afectada, pues la pandemia ha creado una terrible circunstancia: todos podemos albergar el virus mortal y ser potenciales contagiantes o potenciales contagiados, y no se nos permite distinguir entre un posible contagiante y un contagiado asintomático. Adicionalmente, en ese clima emocional de miedo y desconfianza se ha producido un proceso electoral que ha puesto a prueba la consistencia de nuestros sistemas sociales, erosionado nuestra institucionalidad y afectado seriamente la red de representaciones simbólicas que sostenían nuestros sentimientos de identidad nacional. Todo ello, en el marco de dos “momentos estelares” —como diría Stefan Zweig—: el bicentenario de nuestra Independencia y el quinto centenario de la conquista de México y la primera vuelta al mundo. Nos encontramos pues al final de un proceso de 500 años, tratando de reflexionar sobre nuestra In-

20 | Rumbo a PERUMIN dependencia; y esto ocurre en un momento en el cual la individualidad se valora a niveles absolutos y, a la vez, tomamos conciencia de que somos parte de la humanidad. Enfrentamos una paradoja, lo que me lleva a hacer referencia a un doble aprendizaje, adquirido al asumir la Secretaría Ejecutiva del Acuerdo Nacional: para construir un consenso se requiere escuchar al otro, con receptividad. Y no se escucha para alinear la batería de contrataque; se escucha para poder entender razones y sinrazones, para lo cual es necesario el respeto mutuo y la mutua confianza. Ello es posible hacerlo, incluso en un clima de creciente incertidumbre. El ejercicio de mi actividad profesional, el psicoanálisis, me ha permitido aceptar la paradoja presente en cualquier propuesta. Así ocurre, por ejemplo, con el dilema que plantea un drogadicto: “Quiero dejar la droga y no puedo dejarla, pero no es cierto que no pueda porque puedo dejarla cuando quiera”. Las paradojas están permanentemente presentes, para superarlas necesitaremos esquemas mentales flexibles. Esto último es algo que todos podemos trabajar, no solo los psicoanalistas. Para construir un consenso necesitamos escuchar razones, y para aceptar razones necesitamos que los datos nos sean accesibles. Pero para acceder a los datos es preciso que los supuestos teóricos sobre los cuales esos datos se asientan sean compartidos, vale decir, se necesita compartir el marco conceptual. ¿Qué ocurre si pertenecemos a dos marcos diferentes, esto es, a dos comunidades epistémicas distintas, a dos comunidades con diferente Existen resistencias culturales, que es preciso tomar en cuenta en un país tan plural y tan diverso como el Perú”.

Rumbo a PERUMIN | 21 acceso a la información, con distintas percepciones, marcos culturales, esquemas conceptuales y referenciales?, ¿cómo podemos hacer para entendernos? Recuerdo que enmis inicios como psiquiatra, cuando trabajaba en el entonces conocido como Hospital Obrero —hoy, Almenara—, llegó un paciente paralizado, hecho una estatua. Se trataba de un muchacho que trabajaba en una mina y que, en determinado momento, por enfermedad del chofer titular, tuvo que manejar un bulldozer para arremeter contra un cerro, ocasión en la que sufrió un ataque catatónico repentino. Cuando logró hablar —en quechua—, con ayuda de un intérprete pudimos establecer que este muchacho quedó paralizado porque, al llevar el bulldozer contra un apu, había profanado su universo de creencias. Fue importante entenderlo así. Lo que estoy tratando de evidenciar con esta anécdota es que existen resistencias culturales, que es preciso tomar en cuenta en un país tan plural y tan diverso como el Perú. Son distintas nuestras maneras de generar conocimiento, son diferentes nuestras intenciones, nuestros propósitos, nuestras representaciones, nuestras creencias, nuestras normas, nuestras reglas, nuestros valores, nuestras propias emociones. Subrayo todo esto para dejar de lado cualquier referencia a un déficit cognitivo, vieja idea que implica una concepción discriminatoria. Estoy hablando de racionalidades diversas que tenemos que tomar en cuenta, para poder conseguir una razón compartible por todos, una razón que nos permita entender los beneficios, dejar de lado atavismos, y aceptar la plu-

22 | Rumbo a PERUMIN ralidad del otro. Es absolutamente importante superar nuestros sesgos cognoscitivos. Me alegra observar cuán alineadas están las empresas mineras con los consensos que se están mencionando respecto a los objetivos de desarrollo del milenio. La actividad minera contemporánea ha incorporado, a la par que desarrollos técnicos impensables hace muy pocas décadas —entre ellos la transformación digital—, las exigencias novedosas que plantea el cuidado ambiental. Observo que el proceso de construcción de consensos involucra también a la ciencia y a la tecnología, las mismas que no solo implican a los expertos sino a las comunidades y a lo público. Los tres pilares de la sostenibilidad —progreso social, cuidado ambiental y desarrollo económico— tienen que ser comprendidos por los tres actores fundamentales de la construcción de consensos: el Estado —vale decir, los gobiernos en sus tres niveles—, la empresa y las comunidades. No podemos suponer que la construcción de consensos se va a llevar a cabo sin conflictos, pero sabemos que estos pueden manejarse con diálogo, concertación y mutuo reconocimiento. Una apuesta por los consensos es una manera de compartir una visión de futuro, que integra las perspectivas de las instituciones concernidas”.

Rumbo a PERUMIN | 23 Más allá de los aspectos instrumentales y pragmáticos que involucra la construcción de consensos —los cuales pueden influir mucho en la competitividad y en la productividad— quiero referirme a ciertos aspectos éticos implicados en la construcción del consenso. Las pasadas elecciones han mostrado una suerte de división de los votantes en dos mitades, por lo cual se ha planteado que en el Perú existe una dualidad. Puede que sea así, pero debo indicar que no toda dualidad implica una dicotomía. Una dualidad permite el diálogo, a través de la razón. Una dicotomía, por el contrario, plantea términos que se excluyen automática y antagónicamente (lo que es bueno para mí, es malo para ti; lo que es malo para ti, es bueno para mí). Al momento de construir consensos, no es correcto pensar en términos de relaciones antinómicas. Considero que esta sección de Rumbo a PERUMIN dedicada a los consensos —marcada por el desarrollo sostenible e inscrita dentro de los objetivos del desarrollo del milenio— constituye una estupenda ocasión para propiciar actitudes de disposición a un diálogo que logre reducir los antagonismos y haga que las tensiones se transformen en impulsos para una mejor comprensión. Una apuesta por los consensos es una manera de compartir una visión de futuro, que integra las perspectivas de las instituciones concernidas. Quienes participen en el proceso mismo de la construcción de consenso —el consensus building— podrán ver los andamios, la cal y la arena, los parantes y las vigas, en suma, todo aquello que no se verá en el momento en que el consenso esté logrado. Y no se verá, porque los elementos utilizados irán modificándose mientras cada actor va aprendiendo del otro y enseñándole al otro. El consenso, una vez alcanzado, es un edificio terminado, pero quienes trabajaron en el proceso de construirlo se llevan la experiencia importantísima de haber conocido al otro y de haber permitido que el otro lo interpele y lo haga pensar más allá de lo que normalmente piensa. Solo de esta manera podremos superar un momento de tanta importancia, de tanta dificultad e incertidumbre; pero a la vez de tanta promesa y exigencia.

24 | Rumbo a PERUMIN Presidente del directorio de Compañía de Minas Buenaventura BENAVIDES Minería, desarrollo sostenibleybienestar paramás peruanos Roque 24 | Rumbo a PER I

Rumbo a PERUMIN | 25 Desde la perspectiva de una empresa minera fundada hace 68 años, que hoy trabaja en ocho regiones y cuenta con más de 12 000 trabajadores peruanos, confirmamos que la sostenibilidad es fundamental para el desarrollo del sector y del país, tanto en el caso de Perú como en el de las compañías de nivel mundial, tal como lo demuestra el éxito que viene obteniendo Australia. Cabe señalar que la inversión —tanto pública como privada— es claramente el principal motor del progreso económico, porque genera puestos de trabajo. Ello queda en evidencia cuando observamos la reducción sustancial de la pobreza que hasta 2019 se produjo en nuestro país, en función de una positiva ten-

26 | Rumbo a PERUMIN dencia de inversión privada. Lamentablemente, en estos últimos dos años, la crisis sanitaria y los problemas políticos impidieron que dicha tendencia continúe. En el Perú, la minería representa el 21% de la inversión privada, cerca del 15% del PBI y más del 60% del total de exportaciones. Su importancia es tal que, seguramente, si hubiéramos podido producir más, el tipo de cambio no se hubiese disparado tanto como lo hizo recientemente. De otro lado, la minería consume más del 50% de la energía que se produce en el Perú, lo que significa que gracias a ella la industria de generación logra subsistir y dar servicio a la mayoría de la población. Si no hubiera industria minera —y eso no necesariamente lo tiene claro el ciudadano común—, no habría justificación para desarrollar la capacidad energética que tanto necesita el país. Pero, por supuesto, junto con el progreso económico tenemos que buscar el progreso social y el cuidado del ambiente; en eso consiste la sostenibilidad, que no es otra cosa que una mesa que se sustenta en tres patas: el cuidado del medio ambiente; el desarrollo social con salud, educación, infraestructura básica, seguridad y justicia, y el desarrollo económico. Por ello, hay que entender que tenemos el derecho y la obligación de poner en valor todos los recursos que existen a nuestra disposición. El Perú ha sido bendecido con recursos naturales mineros, presentes principalmente en la Sierra, vale decir, en las zonas altoandinas del país. Es pues nuestra obligación dar oportunidades allí, para que se creen los puestos de trabajo que tanto se necesitan. En tal sentido y hasta el 2030, ya se ha definido una agenda común con objetivos compartidos, orientada a alinear esfuerzos y potenciar impactos con el fin de generar mayores eficiencias, fortaleciendo sobre todo un enfoque de acuerdos, especialmente en las relaciones público-privadas. En el Perú, el sector público y el sector privado tienen que trabajar en forma conjunta, vale decir, todos tenemos que asumir responsabilidad con el desarrollo y el bienestar en el país, además de efectuar un llamado directo a

Rumbo a PERUMIN | 27 las empresas para aplicar la innovación y eficiencia con el propósito de contribuir al logro de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). Más allá del pacto global entre empresa, Estado y sociedad como un enfoque transversal, existe una responsabilidad compartida. Evidentemente, lo avanzado en los últimos años no ha sido suficiente, por lo que la discusión sobre crecimiento y desigualdad todavía subsiste. En Buenaventura consideramos que es fundamental el crecimiento, pero promoviendo la igualdad entre todos los peruanos. Ahora bien, si no tenemos crecimiento, va a ser muy difícil generar los recursos para alcanzar esa igualdad tan ansiada. En nuestro país, millones de personas siguen hoy en pobreza extrema y sin acceso a servicios básicos. La alternativa es poner en valor todos nuestros recursos, para generar riqueza en las zonas deprimidas de nuestro país. No podemos vivir de espaldas a la Sierra, a la Selva, ni a nuestras áreas rurales, tenemos que trabajar a favor de todos los compatriotas que viven en esas regiones. Otro hecho que actualmente enfrentamos es el cambio climátiLa mejor manera de contribuir es hacer bien lo que nos toca hacer, vale decir, generar inversión, mayor productividad y empleos dignos”.

28 | Rumbo a PERUMIN co, por lo cual al 2030 debemos buscar —como señala Bill Gates—cero emisiones de gases de efecto invernadero. El Perú no es un gran emisor de gases, pero igual tenemos que contribuir a evitar ese desastre ecológico. Tampoco podemos seguir viviendo con un 70 a 75% de informalidad, debemos contribuir a que cada día más gente que vive hoy en informalidad, trabaje de manera formal. Nada vamos a lograr con normas más rígidas, si no ampliamos la cantidad de personas que participan en la economía. Para ello, necesitamos crear empleos formales y dignos, sin diferencias entre peruanos. Es preciso contar con inversión, generadora de puestos de trabajo, e integrarla con una mejor infraestructura productiva y socialmente responsable. Desde su propio campo y objetivo de negocio, cada compañía puede aportar, pero tenemos que alinear y focalizar: ¿a qué ODS puede aportar la empresa directa o indirectamente?, ¿cuáles metas de los ODS están en mi cadena de valor?, ¿qué objetivos tengo que puedan representar un aporte a las metas de los ODS?, ¿cómo puedo integrar al negocio los ODS que corresponden a mis propósitos? La mejor manera de contribuir es hacer bien lo que nos toca hacer, vale decir, generar inversión, mayor productividad y empleos dignos, así como ofrecer bienes y servicios de calidad, aplicando las mejores prácticas de sostenibilidad en los negocios. La gobernanza corporativa, la transparencia, la responsabilidad social y ambiental son fundamentales en la empresa y en todas las instituciones dentro de un país. Aprovechemos las fortalezas de cada compañía, no creamos que la empresa es solamente una generadora de caja, pues cumple un rol social fundamental”.

Rumbo a PERUMIN | 29 Aprovechemos las fortalezas de cada compañía, no creamos que la empresa es solamente una generadora de caja, pues cumple un rol social fundamental al crear puestos de trabajo. No es a través de subsidios que vamos a lograr que la gente pueda mejorar en su calidad de vida, esta mejorará con empleos dignos y estos empleos solo se generarán con más inversión. Tenemos que focalizar nuestros esfuerzos precisamente en ese crecimiento económico, que conlleva el desarrollo social. Buenaventura prioriza cuatro ejes principales para integrar nuestro negocio con los ODS: 1) el manejo integral del agua, 2) la mejora de la empleabilidad, 3) las condiciones para la competitividad, y 4) la diversificación de la productividad local. Hoy se habla de rentabilidad social, así pues, es importante integrarnos con la comunidad donde trabajamos. La minería del Perú, la minería responsable, lo ha venido haciendo, pero quizá no hemos sabido transmitir todo lo que hacíamos. En cuanto a gestión integral del agua, Buenaventura maneja sus operaciones con un enfoque de cuenca, y no con una visión política geográfica. Somos parte de una cuenca donde participan agricultores, ganaderos, pero también la empresa minera y, por supuesto, las poblaciones. Así pues, necesitamos hacer un uso eficiente de los recursos hídricos en los procesos productivos. Por ello, en todas las minas que operamos recirculamos más del 90% del agua que utilizamos, lo cual es una aplicación clarísima de la economía circular. La sostenibilidad ambiental se logra a través del tratamiento de

30 | Rumbo a PERUMIN todas las aguas para entregarlas limpias al entorno. En lo que respecta a la gobernanza del agua, la operación minera se reconoce como un actor, junto con el Estado, las autoridades locales y las comunidades: todos somos dueños del agua, por lo que tenemos la corresponsabilidad ambiental —con el Estado y las comunidades— de contribuir con activos hídricos que aporten a la sostenibilidad de la cuenca. De otro lado, la mejora en la empleabilidad tiene que ver con la educación como pilar para generar capacidades locales y oportunidades que permitan hacer crecer el empleo local. No podemos incluir a los pobladores de las regiones donde operamos, si no los capacitamos. Y para ello brindamos apoyo a instituciones de educación superior como Cetemin, Tecsup, algunas universidades y otras entidades. Las capacidades así generadas son las que permiten potenciar la empleabilidad. No olvidemos que estamos en la era digital, pero también en la era de la educación; hay que Tenemos el deseo de seguir contribuyendo para mejorar el acceso a una educación superior de calidad a los jóvenes de las zonas altoandinas”.

Rumbo a PERUMIN | 31 seguir trabajando para que nuestra gente sea más capaz y esté más educada. Actualmente empleamos más del 62% de mano de obra local, lo cual es muy positivo, pues tenemos que ofrecer oportunidades a la mayor cantidad de peruanos. De otro lado, invertimos S/ 131 millones en compras y servicios locales. De esta forma, también nos integramos a la comunidad, adquiriendo servicios y comprando productos a los agricultores y ganaderos. En Buenaventura nos genera mucho orgullo participar en una pequeña universidad fundada por la madre Luz María Álvarez Calderón Fernandini, en Lircay, capital de la provincia de Angaraes, en el departamento de Huancavelica, región donde se fundó la compañía. Se trata de la Universidad de Desarrollo Andino, que estuvo entre los seis primeros centros de estudios superiores de provincias en licenciarse en el Perú. Se trata de una universidad pequeña, con 400 o 500 alumnos en sus facultades de Agricultura, Educación e Informática, lo cual nos ha permitido llevar educación a una localidad de extrema pobreza. Tenemos el deseo de seguir contribuyendo para mejorar el acceso a una educación superior de calidad a los jóvenes de las zonas altoandinas. Sin duda los programas de becas son muy importantes, pero llevar educación a las zonas donde hay extrema pobreza representa un factor adicional. En lo que concierne a las condiciones para la competitividad, en los últimos tres años, de la mano con las autoridades, hemos apalancado más de S/ 130 millones para proyectos de infraestructura en las zonas de influencia, y S/ 1 000 millones en obras viales de impacto. Tenemos proyectos de agua y saneamiento en Pulán, Cajamarca, cerca de nuestra mina en La Zanja; en Arequipa, en la zona de nuestra mina Tambomayo, ubicada a 4,700 metros de altura en la provincia de Caylloma, y otro que representa S/ 7.2 millones de inversión en Ychuña, cerca del proyecto de San Gabriel en Moquegua. Además, podemos mencionar da la carretera Huancavelica–Lircay, cuyos estudios de factibilidad y expedientes técnicos nos comprometimos a administrar, con

32 | Rumbo a PERUMIN el objeto de cumplir un antiguo sueño huancavelicano, esto es, que el Ministerio de Transporte y Comunicaciones asfaltara esa carretera. No todo el dinero tiene que salir de la empresa, se trata de trabajar conjuntamente con el sector público para beneficio de las poblaciones ubicadas en los alrededores. Cuando las actividades de las minas concluyan, la región tiene que seguir produciendo, por eso es tan importante atender a la productividad local: pasar de la filantropía o asistencialismo a impulsar el desarrollo productivo con proyectos eficientes, estratégicos, con impacto, que generen autoestima en las poblaciones. Es necesario fortalecer las oportunidades de desarrollo propias de las localidades y comunidades donde operamos. No es fácil integrarse, pero tenemos que hacer todo el esfuerzo por lograrlo pues la micro y la pequeña empresa merecen nuestro respaldo. Y queremos continuar en esa senda. En este contexto, consideramos del mayor interés el Programa de Reducción y Ayuda a la Pobreza que promovió el USAID hace algunos años en Perú. En Bue-

Rumbo a PERUMIN | 33 ya no esté, la población sabrá que se ha visto beneficiada como producto de una relación que generó encadenamientos positivos. Todo esto, por supuesto, no puede hacerse con un criterio subsidiario. El antiguo concepto de responsabilidad social suponía que la empresa estaba al centro y tenía que solucionar los problemas de todo el mundo. Hoy, la conclusión es que no solo tiene que haber responsabilidad social empresarial, tiene que existir una responsabilidad social compartida, donde la compañía es solo parte del desarrollo sostenible de la región. La empresa actúa como articulador, pero todos tenemos una responsabilidad que asumir con el objetivo común de desarrollo sostenible. No podemos pretender que solo un estamento de la sociedad lo asuma. En el marco de un consenso a favor del desarrollo sostenible, las empresas debemos invertir en forma eficiente y responsable, tanto en lo económico como en salud, en lo social y en lo ambiental, con una visión sostenible de responsabilidad social compartida. El Estado, por supuesto, no puede estar ausente, pues a todo nivel —local, regional y naLa empresa tiene la obligación de capacitar, las comunidades tienen también la obligación y el derecho de prepararse: en esa tarea estamos juntos”. naventura tomamos el ejemplo y pasamos a aplicarlo en las regiones donde operamos. En esos corredores económicos, como los llama el USAID, nos integramos con un enfoque de mercado, fortaleciendo las capacidades de las comunidades, articulando comercialmente a compradores y vendedores, y financiando lo que se puede en forma complementaria. Con esta visión, hemos obtenido resultados estupendos: hoy hay madres que tienen talleres de tejidos de alpaca, piscigranjas con truchas, y muchas cosechas mejoradas en las diferentes regiones donde operamos. Cuando la mina

34 | Rumbo a PERUMIN cional— debe cuidar de definir reglas claras y acelerar procesos, así como de generar entornos favorables a la inversión, proveer servicios básicos y garantizar al país que las inversiones hechas son las adecuadas. No más monumentos que no benefician en nada a la población. Comencemos por el agua y el desagüe, por crear infraestructura básica, para que la gente perciba los beneficios. Al ser el Estado el encargado de la redistribución de la riqueza, no podemos echarle la culpa solo a la empresa si no existen ambientes adecuados, todos tenemos que apoyar en ese sentido. Corresponde asimismo invocar a las comunidades, que tienen que tomar conciencia de los beneficios y aportes que puede ofrecer la inversión privada. Cuando las comunidades no conocen ni entienden lo difícil que es gestionar una compañía o convocar a los inversionistas, todo se complica. Por ello, hay que propiciar un clima de armonía y entendimiento, promover el diálogo y los consensos. Necesitamos desarrollar capacidades que faciliten el trabajo conjunto. La empresa tiene la obligación de capacitar, las comunidades tienen también la obligación y el derecho de prepararse: en esa tarea estamos juntos. Autoridades, empresas y sociedad requieren mantener permanentemente un diálogo constructivo, y respetar la ley y el Estado de derecho. Eso es lo que se hace en Australia, el país más competitivo del mundo en minería. El Perú tiene que emular a aquellas naciones que son exitosas en cuanto a desarrollar su minería porque merece estar en ese nivel, desde el que se generará bienestar para todos los peruanos.

Rumbo a PERUMIN | 35

36 | Rumbo a PERUMIN Defensor del Pueblo GUTIÉRREZ Minería, derechos fundamentales yel mitopopulista Walter 36 | Rumbo a PER I

Rumbo a PERUMIN | 37 Los derechos fundamentales no son gratuitos, cuestan. Es más, no podremos activarlos si no echamos a andar la economía. Y para hacer esto último, es importante formular un pacto a favor de un desarrollo minero comprometido con los derechos fundamentales. Todos sabemos que en los últimos 20 años el Perú creció de manera significativa, lo cual hizo posible reducir la pobreza de un 50% a un 20%. Ello fue importante pero no suficiente, dado que en los últimos cinco años hemos aparcado en una crisis política permanente y nuestro crecimiento se ralentizó. Desde antes de la pandemia, el Perú presentaba brechas muy importantes en salud, educación, alimentación e infraestructura,

38 | Rumbo a PERUMIN las mismas que —agravadas por la crisis— hoy urge revertir. Para cerrar tales brechas, será importante abrir nuestras mentes y actuar sobre la base de consensos. Por eso, considero necesario relanzar la propuesta de un pacto —establecido en realidad durante el PERUMIN del año 2017— a favor de buscar el desarrollo minero, sobre la base de un auténtico compromiso con los derechos fundamentales. Sucesivas crisis —Lava jato, la renuncia presidencial, el referéndum, la vacancia, la alternancia de presidentes, la pandemia y, ahora, la incertidumbre política— impidieron llevarlo a cabo; no obstante, hoy estamos ante una nueva oportunidad porque los precios de los minerales están en alza y el escenario económico se ha magnificado en razón del mayor consumo de minerales requerido por la tecnología. Hace 40 años el producto bruto interno peruano era superior al de Chile, pero actualmente las cosas se han revertido claramente. ¿Qué pasó? La frase “El cobre es el salario de Chile” no corresponde a un empresario minero ni a un político conservador chileno, es una frase de Salvador Allende. Ello demuestra que, sin importar el partido o la posición ideológica, nuestros vecinos reconocieron y reconocen que la ventaja competitiva de Chile es la minería. Entretanto, nosotros hemos transitado por un derrotero histórico en contenciosos políticos permanentes, pero hoy el alza en los precios de los minerales abre una nueva oportunidad para el país. En Estados Unidos de América el consumo per cápita de cobre es de 6 kilos, en China es 5 kilos, pero se estima que en los próximos años llegará a 18 kilos, y para el 2050, a 50 kilos. La demanda es enorme, hay una ventana de oportunidad que no podemos dejar de aprovechar, pues tarde o temprano esa ventana se va a cerrar. En el caso del Perú, además, estamos hablando de un país que tiene oro, plata, zinc, tierras raras, es decir, grandes oportunidades adicionales. Reconozcamos que no hemos hecho bien las cosas, que no hemos tenido éxito en lograr consensos. Las empresas no pueden triunfar en sociedades que fracasan, así como tampoco hay

Rumbo a PERUMIN | 39 individuo ni comunidad que logre desarrollarse en una sociedad o país que no acompaña su desarrollo. Capitalicemos nuestros errores y aprendamos de ellos para avanzar y no repetirlos. De este modo evitaremos el populismo, que solo busca estacionarnos en el corto plazo y nos impide mirar hacia adelante. Hay que desmontar muchos mitos, esas peligrosas narrativas que prometen conducirnos hacia paraísos, pero que al final solo llevan a las grandes mayorías a vivir un infierno. Es populismo, por ejemplo, decir que el derecho a la salud no está en la Constitución —sí está en la Constitución— para luego usar el tema como pretexto para denostar de la Constitución. Es populismo decir que a los peruanos no nos interesan las libertades económicas, cuando casi un 70% manifiesta vocación de emprendedores y crea sus propios trabajos. Es un mito, asimismo, decir que la gente está en contra de la minería. Recientemente en Perú —donde existen cerca de 1000 unidades mineras activas—, la Defensoría del Pueblo reportó 82 conflictos relacionados con este sector, pero cabe señalar que solo un 12% de estos —es decir, 10 casos— se definen por oposición a la actividad. La mayoría de conflictos mineros en el país son, en esencia, conflictos de relacionamiento, motivados porque las partes no se ponen de acuerdo respecto de la forma en que deben relacionarse. Pero cierto es que un único conflicto puede afectar y dañar gravemente a toda una provincia o región, así como afectar transversalmente muchos derechos, razón por lo cual debemos atajarlos a tiempo. Hay que desmontar muchos mitos, esas peligrosas narrativas que prometen conducirnos hacia paraísos, pero que al final solo llevan a las grandes mayorías a vivir un infierno”.

40 | Rumbo a PERUMIN En tal sentido, la Defensoría del Pueblo está evaluando crear una unidad que permita perfeccionar los procesos de diálogo, mediante un seguimiento al cumplimiento de acuerdos. Muchas veces los acuerdos alcanzados no se pueden implementar porque están mal diseñados, redactados de manera ambigua; o bien no establecen plazos y/o exceden el marco legal permitido. Si contáramos con una unidad de seguimiento desde la Defensoría del Pueblo —institución especializada en estos temas— podrían evitarse y gestionarse eficientemente muchos conflictos. Sería importante también que los proyectos mineros crearan un conjunto de indicadores, no solo para medir el crecimiento minero, sino también el avance en derechos humanos vinculados a salud, educación y otros aspectos, en sus respectivas zonas de operación y en toda la región. Necesitamos minería con igualdad de derechos y con respeto al medio ambiente, pero también con indicadores que nos permitan observar anualmente la relación entre desarrollo minero y de los derechos fundamentales.

Rumbo a PERUMIN | 41 Concluyo, relatando esta experiencia. En noviembre de 2016, desde la Defensoría del Pueblo se decidió realizar una supervisión al sistema de salud en todo el Perú. Lo que encontramos fue un sistema invertebrado, sin presupuesto ni personal, con equipos absolutamente antiguos. Puntualmente, en la emergencia del hospital Honorio Delgado de Arequipa encontramos instrumental que tenía 60 años de antigüedad. A partir de constataciones como esta, presenté al presidente de la República los presupuestos estimados para renovación: 20 Las enormes ventajas competitivas que tenemos en minería no serán suficientes, si no trabajamos con decisión en pos de una actividad minera comprometida con los derechos humanos”. millones para actualizar la sala de emergencia mencionada; cerca de 200 millones para renovar el instrumental de todas las salas de emergencias del país, y unos 2000 millones para empezar a actualizar el sistema de salud nacional, cifra que en ese momento no representaba siquiera el 1% del presupuesto nacional. Al año siguiente, volvimos a hacer la supervisión y nuevamente encontramos lo mismo, esto es, el mismo instrumental y la misma actitud de indiferencia. Por eso, repito, tenemos que asumir compromisos y saldar deudas con el pasado, pues solo así lograremos verdaderamente tener un futuro. Desde nuestra perspectiva, las enormes ventajas competitivas que tenemos en minería no serán suficientes, si no trabajamos con decisión en pos de una actividad minera comprometida con los derechos humanos, esto es, de un sector que trabaje por la igualdad y que respete el medio ambiente. Los animo, por tanto, a hacer un pacto por el desarrollo del país, a partir de un desarrollo minero verdaderamente comprometido con los derechos humanos.

42 | Rumbo a PERUMIN El aportede la academia para el desarrollo sostenible Hablar de consensos para el desarrollo sostenible implica, en definitiva, cuatro actores importantes: el propio Estado, la empresa privada, la sociedad civil y la academia. Esta última genera, a partir de la investigación básica aplicada, el conocimiento que nos debe llevar a la innovación, al desarrollo tecnológico, al emprendimiento y, lo más imporExrector de la Universidad Nacional de San Agustín SÁNCHEZ Rohel

Rumbo a PERUMIN | 43 tante, a la transferencia del conocimiento. Más aún, hablar de consensos para el desarrollo sostenible significa que hay que trabajar por el desarrollo humano, hay que humanizar la sociedad y poner a la persona en el centro de nuestra actuación. Desde la academia, estamos convencidos de que el propósito de la educación es cambiar las vidas, vale decir, generar ciudadanía, presencia y práctica de los valores personales y ciudadanos. Por eso, en un contexto de transparencia y confianza, la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa (UNSA), desde el mes de julio del presente año, cuenta con un Centro para la Capacitación y Manejo de la Resolución de Conflictos sobre Recursos Naturales, respaldado y asistido por la Escuela de Minas de Colorado y un equipo multidisciplinario de profesionales y especialistas. El acuerdo estratégica entre la UNSA y la Escuela de Minas de Colorado está orientado a la ejecución de 17 proyectos de investigación en minería sostenible, que cuentan con un enfoque de economía circular. El trabajo fundamental de dicho Centro es la identificación, prevención y solución de conflictos sociales en sus diferentes etapas, sobre todo, en casos mineros. Para lograr el éxito en esta tarea, es necesario que las em-

44 | Rumbo a PERUMIN presas generen políticas de responsabilidad social y transparenten sus procedimientos, de manera tal que la población se sienta confiada ante cualquier intervención. La UNSA trabaja para generar transparencia y confianza en cuanto a la responsabilidad social que compete a las empresas, y también para que esta responsabilidad sea integralmente orientada al bien común. En el caso peruano, la tarea se dificulta porque hay ausentismo del Estado, informalidad en el territorio, conflictos por reclamos sustantivos, y problemas tangibles con relación al uso del agua y del suelo en la gestión ambiental. Consideramos, por tanto, que el reto amerita trabajar en alianza estratégica con el propio Estado, la empresa, la academia y la comunidad local. Del mismo modo, muchos de los conflictos que se dan entre las comunidades y el sector minero se generan porque las poblaciones no ven un retorno inmediato. Nuestro planteamiento es que la inversión pública —sin descuidar las actividades relacionadas a educación, a salud, a vivienda, a propiedad— debe orientarse hacia las actividades productivas. Con la participación del Estado, la empresa privada y la academia deben generar innovaciones y desarrollo tecnológico, pues no existe progreso posible para un país que no invierte en ciencia y tecnología. En tal sentido, la UNSA se compromete a ser parte activa de los consensos en torno a los objetivos de desarrollo sostenible. Con el tiempo, esperamos que las intervenciones del Centro para la Capacitación y Manejo de la Resolución de Conflictos sobre Recursos Naturales se hagan extensivas a otras regiones del sur del país, con el fin de evitar la confrontación, mejorar el clima de diálogo, prevenir conflictos y dar cumplimiento a los acuerdos existentes. Todos estamos llamados a ofrecer nuestro aporte en el objetivo común de lograr la sostenibilidad de las actividades vinculadas a la extracción de recursos naturales”.

Rumbo a PERUMIN | 45 En este contexto, cuidaremos de que los recursos que provienen del canon minero y de la inversión pública sean destinados a proyectos que generen dinamismo económico, puestos de trabajo y mejoras en las condiciones de vida de la población; motivo por el cual se tendrá que diseñar un plan de desarrollo concertado, sobre la base de aquellos consensos que la sociedad incorpore como suyos, con el fin de contar con inversiones que beneficien a una, dos o más generaciones. En cuanto a la micro y pequeña minería, será importante trabajar un régimen especial, tanto legal como tributario, desde el Gobierno central, lo cual implica desburocratizar la intervención del Estado. No es posible que para autorizar una actividad minera existan 140 requisitos por cumplir. Si todos estamos llamados a ofrecer nuestro aporte en el objetivo común de lograr la sostenibilidad de las actividades vinculadas a la extracción de recursos naturales —en especial, de la minería—, trabajemos juntos por lograr un mundo mejor, más reconciliado, donde el centro de nuestra actuación sea el ser humano.

46 | Rumbo a PERUMIN Respetoy confianza: bases de la sostenibilidad minera Todos estamos de acuerdo respecto de los retos que el Perú enfrenta hoy: superar la severa crisis sanitaria global producida por la pandemia, definir cuáles serán las bases para promover el desarrollo socioeconómico de todos los peruanos, priorizar el cierre de las brechas de desigualdad y buscar la unidad nacional —sin enfrentamientos, odios ni conflictos— para sacar adelante a nuestro país. Presidente de Panoro Minerals BAERTL Augusto

RkJQdWJsaXNoZXIy MTM0Mzk2